Todo lo que debes saber sobre las muelas del juicio

Seguramente en alguna ocasión has escuchado hablar sobre las muelas del juicio y te preguntarás qué son, seguramente alguna vez has visto el trabajo de alguna agencia audiovisual sobre estas, ya sea sobre una extracción o algo similar, pues los dentistas suelen contratarlas para ofrecer a sus pacientes certeza sobre que implican ya que a casi todas las personas les salen en algún punto de su vida las muelas del juicio y tienen que retirarlas. Las muelas del juicio, también llamadas terceros molares son las muelas que suelen salir entre los 14 y los 25 años, hay ciertos casos de personas a las que nunca les salen las muelas del juicio, sin embargo esto es bastante extraño, las edades en las que aparecen no son de ley, también existen muchos casos de personas a las cuales las muelas les aparecen antes de los 14 años y otras a las que les pueden salir después de los 25 años. También hay otros casos en las que no emergen las 4 muelas, sino que solamente lo hace una o dos e incluso tres, todo depende de la persona. 

El nombre de “muelas del juicio” viene de que como aparecen cuando las personas ya son más grandes, se supone que ya tienen un juicio más desarrollado, además de que el resto de sus dientes ya son los definitivos. Existen cuatro muelas del juicio una al final de cada hilera de dientes, tanto en la parte superior como en la inferior. El gran problema con las muelas del juicio  es que suelen afectar al resto de los dientes, pues al querer emerger, empiezan a empujar al resto de los dientes lo que provoca que los dientes empiecen a enchuecarse y esto puede provocar grandes problemas tanto funcionales como estéticos en la dentadura, por eso muchas veces es recomendable que las muelas se extraigan antes de que provoquen grandes daños en el resto de los dientes. 

Otra cosa que también es bastante común es que las personas sufran de grandes dolores cuando las muelas del juicio empiezan a salir y esto se debe a que no cuentan con el espacio necesario para hacerlo, por eso desde el momento en que una persona nota que empiezan a salir es necesario que se realice una panorámica dental por medio de la cual el dentista pueda determinar si existirán futuras molestias y así evitarle al paciente dolores y problemas innecesarios. Cuando las muelas del juicio no cuentan con el espacio necesario para salir o vienen en una mala posición, empiezan a empujar los dientes lo que causa que estos se desacomoden, esto también puede provocar dolores tanto en los dientes como en los oídos, así que también podrían afectar la audición. 

También en ocasiones las muelas del juicio pueden provocar no solamente dolores, también infección, quistes, tumores, enfermedades en las encías y hasta caries. Algunas personas desean conservar sus muelas del juicio porque no les molestan, sin embargo siempre es necesario que consulte con un dentista que pueda estar llevando a cabo una revisión constante y evitar que en algún momento pueda haber algún tipo de anomalía que afecte al resto de la dentadura. 

Por lo tanto es importante que si creemos que pueden estarnos saliendo las muelas del juicio, empezamos a sentir algún tipo de dolor o nos encontramos entre las edades en las que pueden salir, nos realicemos un chequeo para evitar futuras complicaciones.