Sangrado en las encías

El sangrado de las encías no es algo normal, puede ser causado en el menor de los casos, por un cepillado duro que irrita las paredes de las encías; y en el peor de los casos, suele ser debido a alguna inflamación en las encías provocado por enfermedades o por el consumo de drogas. La inflamación de las encías es producida por la placa bacteriana que al no ser removida de manera correcta, poco a poco penetra en los tejidos blandos, causando en la persona la famosa gingivitis, aunque esta enfermedad no sólo se ocasiona por la placa bacteriana. Es por ello que muchas veces se opta por un proveedor de pruebas antidoping Tijuana que analice las muestras obtenidas para detectar si el problema es ocasionado por el consumo de sustancias ilícitas.

Inflamación en las encías

Es una enfermedad común en la población y se caracteriza por la irritación, inflamación y enrojecimiento de las encías alrededor de los dientes y en la base de los mismos. La gingivitis no es una enfermedad que se pueda tomar a la ligera o sin importancia porque si no se trata a tiempo puede causar daños más graves e incluso la pérdida de piezas dentales. Una encía sana tiene un color rosado y no hay sangrado, sin embargo, las encías que tienen enfermedad gingival tienden a tener un color rojizo o púrpura y su superficie es lisa y brillante, hay sangre al manipularlas.

Otros síntomas más frecuentes de la gingivitis son el mal aliento y la sensibilidad extrema. La gingivitis puede estar asociada a diferentes factores: placa, úlceras, hormonas, ciertos medicamentos, deficiencias nutricionales, enfermedades o por el consumo de drogas sintéticas como la metanfetamina.

Cuidados esenciales para tratar y prevenir el sangrado de encías

Para evitar la propagación de   gingivitis, es importante tener una rutina de higiene especial que permita que la placa desaparezca de forma segura.

El uso de un buen cepillo de dientes es la base para evitar la aparición de placa y sarro en los dientes, la cantidad de fuerza utilizada en el momento del cepillado no lo hace un proceso más eficaz, utiliza una técnica que no requiere una fuerza mayor. Utiliza cepillos de cabeza adaptada a la cavidad oral, con cerdas suaves y un acabado redondeado. Se pueden utilizar cepillos eléctricos. Se recomienda el cepillado después de cada comida.

El uso del hilo dental es esencial para la limpieza de los dientes; muchas personas a menudo se saltan este paso, pero no se recomienda hacerlo. El hacer este paso permite eliminar los restos de comida o placa que se alojan entre los dientes. La técnica a utilizar es cortar el hilo en un tamaño considerable y enrollarlo en los dedos; se pasa a través de cada diente haciendo movimientos suaves.

Usar enjuagues bucales ayuda a destruir e inhibir las bacterias alojadas en la cavidad oral, favoreciendo la acción preventiva de los problemas gingivales y evitando la aparición de placa y sarro. También ayuda a eliminar los residuos de la pasta de dientes.

El sangrado de encías es algo que debe tratarse a tiempo porque de lo contrario puede provocar problemas mayores que pueden poner en riesgo el bienestar de las personas.