Cirugía reconstructiva en el área del pecho

Este tipo de operación, perteneciente al área de la cirugía reconstructiva, se basa en la reconstrucción del área del pezón y la areola. Esta intervención se puede realizar en hombres y mujeres que han sufrido un accidente o pueden tener un problema en esta zona del cuerpo. Para realizar la cirugía, se puede utilizar la piel del paciente u otro tejido de un donante. Este injerto debe pertenecer a una parte de la piel que esté en condiciones óptimas para ser adherido a la parte dañada, así mismo, debe cumplir con las especificaciones necesarias para que pueda ser usado en el área.

En estas cirugías, la zona que puede tomarse puede pertenecer al pezón opuesto al que se está trabajando, al muslo o a los labios. En muchos casos, cuando la piel no está en las condiciones necesarias, se elige sustituirla por células humanas o animales. Por supuesto, en cualquier caso, es necesario que el cirujano y el equipo médico lo hagan de forma higiénica para evitar la infección del tejido o de la zona en la que se va a trabajar y para evitar que haya rechazo por parte del organismo, ya que se colocará algo ajeno.

Para efectuar la operación, los especialistas siempre deben tener una reunión con el paciente que desea someterse a una cirugía. Esto es para analizar la gravedad del caso y saber si la persona es candidata para este procedimiento. Una vez determinado esto, el cirujano puede hacer recomendaciones específicas con respecto al tipo de alimentos y antibióticos que se tomarán antes de la operación. En muchos casos, el cirujano administrará antibióticos por vía intravenosa para evitar infecciones durante el procedimiento.

El cirujano a cargo de la operación hará una pequeña incisión en el seno. En caso de que el tejido a introducir sea donante, es posible que el equipo que estará en la sala de operaciones ya lo haya preparado. Si el tejido se extrae de la misma paciente, se debe hacer otra pequeña incisión para extraer la pieza que se va a utilizar y así crear el pezón y la areola del pecho.

Posterior a la cirugía, el especialista observará la reacción de su cuerpo después de la cirugía. Una vez que el dolor esté bajo control y la anestesia haya perdido su efecto, podrá irse a casa. Es habitual que el pezón y la areola parezcan más grandes que en el lado opuesto durante días, pero esto se debe a la inflamación de la zona. Tienden a volver a su tamaño normal después de que las suturas son removidas, así que es sólo cuestión de esperar un poco.

Puede que al principio haya mucha sensibilidad en la zona, lo cual puede incomodar al paciente, especialmente al momento de un acto sexual, por lo que se recomienda usar primeramente juguetes sexuales Tijuana o no maniobrar la zona para evitar incomodidad. Después de un par de días, bajará la sensibilidad de la areola o el pezón.

Como en todas las cirugías, siempre hay riesgos de que la operación pueda causar problemas, principalmente si el tejido se infecta o si hay algún daño en esa zona durante el procedimiento. Si el sangrado es exagerado o los puntos se desprenden, se recomienda ver a un médico inmediatamente.